Al igual que el protagonista en el primer relato del libro de Miguel Rivas, ¿Qué me quieres, amor?, comienza a contar su historia con esa frase, tambien he decidido iniciar el post de hoy con ella por tres motivos. Tres motivos donde el protagonista es la cereza.

10280_2

El primero, es mi pequeño homenaje al día de hoy, Día del libro. El segundo, que he aprendido que esta deliciosa fruta no sirve exclusivamente para comérnosla y el tercer motivo, es que la cereza posee propiedades remineralizantes, desintoxicantes y antiinflamatorias, siendo un activo ideal para tratamientos faciales como corporales.

La cereza presenta una cantidad importante de vitaminas con interesantes aplicaciones en el campo de la estética:

  • Vitamina A: contribuye a mantener el estado normal de la piel y aumenta su actividad enzimática.
  • Vitamina C: interviene en la formación del colágeno y realiza una función oxidoreductora y transportadora de hidrógeno en la respiración celular.
  • Vitamina B1: ejerce un importante papel en la oxigenación de la piel.
  • Vitamina PP: previene el envejecimiento por factores externos.

Presentamos un tratamiento perfecto para activar las defensas de la piel a fin de que ésta respire mejor. Durante todo el tratamiento, iniciado por una limpieza profunda de la piel, desmaquillado y tonificación del rostro, posteriormente se aplicarán toda una serie de ampollas de extracto de cerezas, mascarillas y cremas de cerezas.

Beneficios

  • Limpia los poros de la piel.
  • Relaja la musculatura, a través del masaje.
  • Elimina células muertas, como exfoliante efectivo.

Los resultados son espectaculares: la piel queda remineralizada, hidratada y resplandeciente.

¿Qué mejor que utilizar remedios naturales para nuestra piel? No lo pienses y déjate mimar y por supuesto, soñar con la primera cereza…

Tratamiento Facial de Cerezas